BILLBOARD


Los aceites vegetales tienen la capacidad de contribuir a mejorar la salud de la boca, pero el más adecuado de todos ellos es el aceite de coco, ya que este puede ser un tratamiento profiláctico contra las bacterias, la gingivitis y el mal aliento.

¿Por qué usar el aceite de coco como enjuague bucal?

A pesar de mantener una adecuada higiene bucal, es frecuente que muchas personas presenten problemas bucales, ya sean producto de una enfermedad base o la reacción de determinados alimentos con las bacterias que proliferan en las partes menos visibles de la boca. 

En el mercado hay gran cantidad de enjuagues bucales desinfectantes efectivos en la disminución de los patógenos, pero a la larga su uso debe ser frecuente y no son la cura definitiva, hay remedios naturales que nos ofrece la medicina tradicional y que surten muy buenos efectos. Esta es la realización practica del enjuague bucal con aceite vegetal, en la que se aplican aceites con propiedades antibacterianas para que elimine el mal aliento, enfermedades como la gingivitis y el sarro que se acumula en nuestros dientes.

El enjuague bucal puede ser realizado con diferentes aceites vegetales como el de girasol, sésamo, y de oliva, pero el de coco es el aceite por excelencia para que se use ya que es un aceite vegetal, que contiene ácido láurico lo que le brinda propiedades antibacterianas y antiinflamatorias, como tiene gran cantidad de grasas saturadas su proceso de oxidación es más lento, y su olor y sabor son agradables. 

Está demostrado que este producto combate la bacteria streptococcus mutans, principal responsable de las dolencia bucales. 

Beneficios del enjuague bucal con aceite de coco.


El ser comestible y tener un agradable olor y sabor le confieren del aceite de coco su excelencia para que se emplee como enjuague bucal y hasta para que lo mezclemos y utilicemos como base de la pasta dental, ya sea casera o la industrial.

La capacidad que tiene para la eliminación de los patógenos que colonizan la boca, si se usa regularmente aportara los siguientes beneficios:

• Altera el medio que necesitan las bacterias para proliferar.

• Previene enfermedades de encías y la boca.

• Es útil para prevenir y tratar la gingivitis (afección inflamatoria que se produce cuando el sistema inmunitario responde para atacar las bacterias) por sus propiedades antiinflamatorias.

• Previene las caries y mejora el sangrado de las encías.

• Alivia el dolor en las mandíbulas (al evitar infecciones, inflamaciones y dolores contribuye a fortalecer el musculo de la mandíbula), por lo que muchos lo recomiendan como complemento en el tratamiento de la articulación temporomandibular.

• Blanqueador dental: contribuye a la eliminación de las manchas amarillas que se forman en las piezas dentales por causa de la acumulación del sarro y los restos de alimentos. Es un excelente limpiador de dientes y lengua, de la que elimina la molesta capa blanca.

• Reduce el mal aliento (halitosis), este es un tema tabú, muchos lo padecen y se sienten incómodos ya que afecta la vida social del individuo, el mal aliento es producido por los residuos y gases que emiten las bacterias cuando colonizan las cavidades menos accesibles de la boca, este aceite disminuye la presencia de bacterias por lo que elimina la halitosis. 

Los más usados e indudablemente más efectivos son los enjuagues desinfectantes y el hilo dental, sin desestimar el uso de este último, te propongo que pruebes con el aceite de coco, en sustitución de los productos desinfectantes que contienen alcohol. 

Método para el enjuague bucal con aceite de coco.

Cuando decidas iniciar los enjuagues con el aceite de coco, pon una cucharada en la boca, realiza el enjuague durante unos 5 minutos, ya que cuesta acostumbrarse y ve incrementando el tiempo a medida que avances en el tratamiento, hasta llegar a 15 o 20 minutos. Puedes realizar otras labores mientras te enjuagas. Para obtener todos sus beneficios el enjuague se realiza inmediatamente que te levantes y en ayunas, mueve el aceite muy bien por todos los rincones de la boca. 

Escupe el aceite en la basura cuando termines y enjuaga tu boca con agua tibia. Después te lavas normalmente la boca.

Otra variante que puedes emplear, es mezclarlo con la pasta dental en una proporción a partes iguales y realizar el lavado acostumbrado, en este caso, una vez a la semana, en el último cepillado del día, lo combinas con bicarbonato de sodio, este cepillado se debe realizar con suavidad para no dañar el esmalte dental. Benefíciate del resultado usando aceite de coco.

Deja tu Comentario

Tu dirección de E-mail no sera publicada
Comenta todo lo que desees y necesites, estaremos encantados de leerte :)

Artículo Anterior Artículo Siguiente