BILLBOARD

A la hora de realizar la firma nunca lo hacemos Igual, incluso cuando hacemos la firma de igual forma y con los mismos trazos

Esto ocurre porque el cerebro envía una señal que refleja nuestro estado de ánimo en el momento de realizar la firma, al punto de firmar diferente cuando has tenido una conmoción o al oficializar un documento.


¿Les ha sucedido nunca firman de la misma manera?



La firma es un conjunto de gestos que realizamos automáticamente y que elegimos a nuestro gusto. En ella vamos a plasmar nuestra auto imagen, como se dice: “la firma es la autor representación de lo más íntimo, privado y real de la personalidad del individuo”, también refleja el nivel de auto aceptación y el estado sentimental.

En la firma expresamos:

El potencial de recursos que tenemos y la forma en que los vamos a utilizar

Simbolizamos nuestro proyecto de vida, la auto afirmación, la evolución de lo que somos en: como quiero ser, lo que quiero ser y lo que deseo tener es decir los deseos más profundos.

Las aspiraciones y motivaciones que anteponemos a la negación y el abandono.

El sentido del éxito o del fracaso y los valores propios.

Aspectos ocultos, conflictos internos, traumas, nostalgia, sentimientos de inferioridad, en lo que nos creemos imperfectos.

La firma es expresión de las exigencias del yo.


Refleja nuestra parte más primitiva y revela cuestiones como: espontaneidad, capacidad de la comunicación, el control de las emociones, el grado de responsabilidad, la capacidad de decidir, la ética, cualidades de liderazgo y de trabajo en equipo, capacidad de recibir o dar órdenes, la inteligencia, la creatividad, la memoria, el grado de atención, la expresión de la agresividad y la tolerancia, las relaciones familiares, el rol en la vida profesional y social, la autoestima, el reconocimiento y las motivaciones e intereses.

El argumento que antecede a la firma expresa la forma en que nos presentamos en la sociedad y en la vida profesional, “cómo desempeñamos nuestro papel social” que, en ocasiones, es distinto al modo en que “somos” en realidad, muestra lo que aparentamos y lo que somos en realidad.

La firma puede ser legible o un garabato (firma ilegible) y la rúbrica o remate qué son los puntos, las líneas y los garabatos qué hacemos en ella.

En la firma se analizan también, la posición, las dimensiones, los trazos, la ubicación y la forma, además de los caracteres y las circunstancias.

Tipos de firmas: 

· Legible: Muestra seguridad en la manera de pensar y actuar, expresa satisfacción.



· Ilegible: Revela simulación voluntaria o involuntaria, coraje dinamismo, poco cuidado a la hora de hacer cualquier tarea y descuidar los detalles.



· Curva: Revela adaptabilidad, cordialidad y amabilidad.




· Angulosa: Expresa elevada energía personal, criterios sólidos, inflexibilidad, y cierta incapacidad de adaptación.




· Ascendente: Revela ambiciones, deseos de éxito y de lucha, en la medida que más ascendente sea indica también gran excitabilidad o elevadas ambiciones personales.


· Descendente: Indica estados depresivos, pesimismo personal, desconfianza en nosotros mismos y fatiga mental o psíquica.





La rúbrica complementa la firma y son aquellos adornos que se hacen en las firmas, son el marco en qué colocamos la personalidad, lo que envuelve nuestro yo.


Estilos de rubrica:


· Sencilla: Expresa en la persona autenticidad, sinceridad en todas sus relaciones.





· Complicada: Expresa que se encuentran a la defensiva y que cierra su intimidad’




· Sin rúbrica: Expresa elevada madurez mental, seguridad en sí mismo y simplicidad.



· Rúbrica antes de firmar: Generalmente es realizada por personas que han organizado con prudencia y cautela un proyecto de vida.



· Envolvente: Manifiesta narcisismo, miedo, necesidad de protección, aislamiento o desconfianza y en dependencia de los signos ocultación o mentiras.


La personalidad no puede circunscribirse únicamente o ser juzgada exclusivamente por la firma, porque hay que tener en cuenta el entorno y dónde se desenvuelve la persona. Es igual que juzgar a las personas por su aspecto.

La firma al igual que la letra cambia, por las circunstancia que nos afectan, en el momento de firmar siempre realizaremos los mismos trazos para firmar pero las intenciones, la presión con que realizamos la firma hacen que esta cambie.

Los aspectos que perduran en la firma están relacionados con la con el temperamento de la persona

No se pueden extraer generalizaciones analizando exclusivamente la firma, para esto se necesita un escrito completo y el contexto en que se firmó.

El análisis y la interpretación de la firma se basa en la identificación y evaluación de los trazos que la componen y nos puede aportar importantes elementos sobre la personalidad del individuo.


Nos leemos la próxima vez…

Deja tu Comentario

Tu dirección de E-mail no sera publicada
Comenta todo lo que desees y necesites, estaremos encantados de leerte :)

Artículo Anterior Artículo Siguiente